MARRUECOS

1992 / 2003

Salíamos casi de noche por la Ruta de la Plata. Al volante las tres, las cuatro de la mañana. Era una huida a la libertad, mil kilómetros de carretera, luego el Estrecho...

Y el Sur. Un verano de verdad. Un mar de distinto azul, un azul que, aún profundo, no daba miedo. Perdimos allí definitivamente los relojes y la fe en los objetos.

Lola Saavedra